Trabajando con la salud: ¿Quién puede beneficiarse de la Terapia Craneosacral?

La terapia craneosacral está indicada para cualquier persona, desde recién nacidos hasta adultos. También puede ser beneficiosa para los animales.

La TCS aborda problemas musculares y óseos, neurológicos, psicológicos, así como el tratamiento de infecciones, trastornos del sistema digestivo y desequilibrios hormonales, reforzando a su vez el sistema inmunológico. También es útil para los los niños, incluso con los trastornos del aprendizaje.

Algunos ejemplos de sus aplicaciones: 

– Estrés de todo tipo, incluyendo el postraumático
– Traumas no resueltos
– Lesiones agudas o crónicas
– Problemas derivados del embarazo
– Dolores de espalda o de cuello
– Viejas lesiones, cirugía o efectos secundarios después de la cirugía
– Dolor producido por los nervios de la cadera, piernas y pies (ciática)
– Curvaturas de la columna vertebral
– Dolores musculares y «hombro congelado»
– Lesiones deportivas, lesiones que se repiten
– Esclerosis múltiple
– ADD, ADHD
– Fobias, problemas de ira
– Infecciones crónicas o agudas
– Trastornos del sistema respiratorio
– Afecciones urinarias
– Debilidad relacionada con el sistema inmunitario
– Fatiga crónica
– Problemas menstruales
– Menopausia
– Desequilibrios hormonales
– Dolores de cabeza y migrañas
– Trastornos de la mandíbula
– Insomnio
– Dolores de dentición
– Trastornos de los bebés
– Nacimientos traumáticos/difíciles (en este caso, como cuando se trabaja con los bebés, la madre también recibe TCS con el bebé, juntos y/o por separado).

(véase la lista completa y la fuente en iacst.ie)